Recorrido Turístico

El Mudéjar

Ruta del Cid

Comarca de Calatayud


El Departamento de Cultura y Turismo del Gobierno de Aragón, a través de la Dirección General de Patrimonio Cultural, propuso a la UNESCO la ampliación a todo el Mudéjar de Aragón. Esta candidatura fue aprobada el 14 de diciembre de 2001 declarando el mudéjar de Aragón como bien singular, universal e irreemplazable para la Humanidad y ejemplificando dicha declaración en los siguientes bienes: el Palacio de la Aljafería; la Seo del Salvador y la iglesia de San Pablo de Zaragoza; la Colegiata de Santa María de Calatayud; la iglesia de la Asunción de Cervera de la Cañada y la iglesia de Santa María de Tobed.

Gracias a esta nominación Aragón Mudéjar ha logrado el reconocimiento internacional de una serie de bienes, que en su momento histórico fueron símbolo y ejemplo de convivencia y tolerancia, no solamente de credos religiosos sino también de personas.

El término "mudéjar" procede de la palabra árabe mudayyan, que puede traducirse como "aquel a quien le es permitido quedarse". El fenómeno mudéjar por lo tanto alude a aquellas realidades tanto socio-económicas como culturales y artísticas conectadas con la permanencia de elementos históricos derivados de la tradición andalusí en los territorios de los reinos hispánicos.

La trascendencia histórica de estos elementos y la profunda huella dejada por ellos en el actual territorio de la Comunidad Autónoma Aragonesa han llevado al Departamento de Cultura y Turismo del Gobierno de Aragón a poner al alcance de todos los aspectos más reseñables de este rico legado a través de esta página.

TORRE Y ÁBSIDE DE LA IGLESIA PARROQUIAL
DE LA ASUNCIÓN DE NUESTRA SEÑORA

Esta robusta y ornamentada torre mudéjar es el testimonio artístico de la importante historia de esta localidad, poblada mayoritariamente por mudéjares y en la que radicaba uno de los principales centros de producción de ladrillos y tejas del valle medio del Jalón, en las proximidades de la ciudad de Calatayud, a la que sirven con frecuencia los rejoleros mudéjares de Terrer.

Torre de la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora - Terrer
Torre de la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora - Terrer

Para acentuar todavía más el interés de esta localidad debe tenerse en cuenta que era lugar de señorío de los Luna y, por tanto, de Benedicto XIII, por lo que se siente uno inclinado a pensar que la obra de la torre bien pudo haber sido mecenazgo pontificio, dándose en ella una circunstancia muy singular y es la presencia de platos o discos decorados en verde y manganeso, que no responden a la tradición de los aplicados a la arquitectura, sino más bien se trata de vajilla doméstica reutilizada para la ornamentación.

La torre se halla adosada en la actualidad al lado izquierdo del presbiterio y es de planta cuadrada y de dos cuerpos, el inferior de base ligeramente más ancha que el cuerpo superior, que hace de campanario.

La estructura del cuerpo inferior de esta torre responde a la ya descrita del alminar hispanomusulmán; es decir, se trata de una torre de planta cuadrada que envuelve un machón central, macizo, también cuadrado, desarrollándose entre ambos la caja de escaleras, que se cubre con las características bovedillas por aproximación de hiladas.
Este cuerpo inferior de la torre acapara toda la decoración en ladrillo resaltando así como la cerámica; la parte inferior va sin decorar para luego presentar tres paños, fileteados por frisos de esquinillas, que de abajo a arriba ofrecen arcos mixtilineos entrecruzados, cruces de múltiples brazos formando rombos con pequeñas cruces en su interior, y una serie de lazos de cuatro octogonal combinado con cartelas de lo mismo.

Es justamente en este último paño decorativo donde se encuentran los platos o discos de cerámica decorada en verde y manganeso con motivos de la vajílleria doméstica.

El segundo cuerpo de campanas, fue construido en dos épocas diferentes y en ambos casos sorprende por la carencia de decoración. En efecto, en la parte inferior se abren vanos, recuadrados en diltel y con dos arcos gemelos apuntados que entrecruzan sus ramas en la parte superior, solución similar a la del cuerpo de campanas de las torres próximas de Belmonte de Calatayud y de Aniñon, tipología a La que probablemente perteneciera asimismo la desmochada torre de San Pedro de los Francos de Calatayud. La parte superior, que ha recrecido este cuerpo de campanas dotándolo de una serie de vanos, a base de dos arcos gemelos de medio punto por cada lado, con una gran rosca, ya corresponde junto con el chapitel de remate a la reforma barroca.

Esta torre puede datarse en torno al 1400 desde el punto de vista de la cronología relativa de sus elementos decorativos, por lo que su proximidad histórica a la época del pontífice Benedicto XIII acrecienta el interés artístico de la misma con esta sobreañadida carga emocional.