Ayuntamiento

Iglesia Parroquial

Instalaciones Deportivas

Centro Cívico "Antiguo Matadero"

Local de la Plaza de la Iglesia

Parque "Puente del Río"

Parque Infantil

Consultorio Médico

Entorno del Molino

Plazas y Calles

 


Fruto de sucesivas reformas y ampliaciones, según los habitantes del lugar, y algunos grabados de D. Agustín Sanmiguel Mateo recoge en su libro "Arte Mudéjar en la Comunidad de Calatayud" se intuye la existencia de una puerta por la zona del presbiterio, si bien, todavía está por determinar.

La iglesia es un edificio con una estructura de cruz latina, nave central y dos naves laterales, con un crucero y un presbiterio. Por uno de los brazos de la cruz latina (sur) se accede a la sacristía. La nave principal es una bóveda de cañón con arcos fajones de medio punto.

Sobre la actual entrada principal a la iglesia se ha ubicado un coro, elevado sobre el mismo, con unas escaleras laterales de acceso. El presbiterio es trapezoidal con unos pequeños contrafuertes. Las naves laterales están formadas por bóvedas de crucería de arcos de medio punto conectados con la principal a través de arcos de medio punto.

Las fachadas son austeras. Están formadas por enfoscados de mortero bastardo y paños de ladrillo macizo visto en algunos elementos fundamentales; la principal, presenta un aparejo de ladrillo rematado por una especie de frontón. Una sencilla hornacina adorna las ventanas de esta fachada, una placa conmemorativa está bajo una de estas ventanas y un arco de piedra labrada y unas pilastras limitan la puerta de entrada principal.

La unión con la torre pone de manifiesto el desfase modular entre la torre y el ritmo de la nave central. Tanto la fachada principal como la torre poseen un zócalo formado pur un jaharrado de mortero con un dibujo de sillares de soga.

La torre se halla situada en la actualidad al lado izquierdo del presbiterio, presenta planta cuadrada, tiene dos cuerpos, cuenta con una estructura de alminar hispanomusulmán, es decir, se trata de una torre de planta cuadrada que envuelve un machón central, macizo, también cuadrado, desarrollándose entre la planta y el machón la escalera, cubierta con falsos arcos.

El cuerpo inferior de la torre recoge toda la labor de ladrillo y cerámica vidriada del conjunto. La zona inferior está sin decorar, y luego se presentan tres paños, fileteados por frisos de esquinillas, que de abajo a arriba ofrecen arcos mixtilíneos entrecruzados, de herencia almohade, o basados en los del Palacio de la Aljafería; cruces de múltiples lazos de la Córdoba Califal, formando romos con pequeñas cruces en su interior; y una serie de lazos de cuatro, formando estrellas de ocho puntas, elemento favorito de la Córdoba Califal. En este último paño decorativo se encuentran los elementos de cerámica vidriada compuestos por platos o discos decorados en verde y manganeso con motivos de la vajillería doméstica.

El segundo cuerpo, el de campanas, fue construido en dos fases, en épocas diferentes. Carente de decoración, se aprecia una zona inferior, donde se abren unos vanos, recuadrados en un dintel, y con dos arcos gemelos apuntados en su interior, que entrecruzan sus ramas en la parte superior, solución similar a la del cuerpo de campanas de las torres próximas de Belmonte y de Aniñón.

Esta torre puede datarse, según D. Gonzalo Borrás, de 1400, según la cronología de sus elementos decorativos, por lo que la proximidad histórica a la época del Pontífice Benidicto XIII añada un mayor interés a la importancia artística del monumento.

En cualquier caso, esta torre representa una fórmula atípica dentro de lo aragonés, y un cambio de decoración respecto a la de Ateca. Y aún manteniendo la estructura alminar, se pretende una continuidad entre los dos cuerpos de la torre.

Como conclusión, es una iglesia acogedora. En su interior tiene un gran retablo de Altar Mayor, presidido por la Asunción, titular de la Iglesia y por Santa Bárbara, patrona de Terrer.

Tiene además 10 retablos laterales: cinco a la derecha y cinco a la izquierda y que son consecutivos e iguales por parejas. Estos retablos están presididos, los de la izquierda por la Virgen del Carmen, Virgen del Pilar, San Antonio Abad, La Inmaculada y San Antonio de Padua, y los de la derecha por San Pascual Bailón, San José, Santa Rita, La Dolorosa y San Blas. Amén de otros santos que franquean a los mencionados.

Existen fiestas mayores en torno a Santa Bárbara, La Inmaculada y Santa Lucía en diciembre. En el mes de mayo y junio se celebran fiestas mayores en honor a San Pascual Bailón, San Gregorio y San Antonio de Padua.

En esta Iglesia Parroquial se celebra todos los días del año, el Santo Rosario y la Santa Misa.